lunes , 22 abril 2024
Un empleado del sindicato escribe en una pizarra el estado de las respuestas a las negociaciones obrero-patronales, en Tokio, el 13 de marzo (S. Takahashi).

Los sindicatos japoneses logran la mayor subida salarial desde 1991 en un «cambio de etapa”

El recuento preliminar muestra un aumento del 5,28%, lo que impulsa al Banco de Japón a subir tasas de interés.

TOKIO (W. Suzuki) – La mayor confederación sindical de Japón anunció el viernes que sus sindicatos miembros lograron un aumento medio del 5,28% en los salarios de este año, la mayor subida desde 1991, lo que supone un impulso para una posible subida de los tipos de interés por parte del Banco de Japón la próxima semana.

Cada primavera, los sindicatos y la dirección mantienen conversaciones, conocidas como shunto, para fijar los salarios mensuales antes del comienzo del año fiscal japonés en abril. Las negociaciones en algunas de las mayores empresas del país, como Toyota, Hitachi y Panasonic, concluyeron esta semana, y muchas de ellas cumplieron plenamente las exigencias sindicales. Nippon Steel superó las exigencias, aumentando los salarios mensuales en la cifra récord de 35.000 yenes (237 $), es decir, un 14%.

La Confederación de Sindicatos Japoneses (Rengo), que cuenta con 7 millones de afiliados, anunció el viernes su primer recuento de los resultados, correspondientes a 771 sindicatos. La subida, que incluye los aumentos del salario base y los basados en la antigüedad, fue 1,48 puntos porcentuales superior a la del año pasado.

Los resultados son «un digno comienzo de un cambio de etapa para Japón», declaró el viernes en rueda de prensa la presidenta de Rengo, Tomoko Yoshino. «El hecho de que los trabajadores y la dirección de cada uno de los sindicatos afiliados profundizaran en su reconocimiento de que es indispensable aumentar la inversión en recursos humanos… tiene importantes implicaciones para unos aumentos salariales sostenibles en los próximos años».

La oleada de aumentos salariales se produce en un contexto de creciente escasez de mano de obra, inflación persistente y un yen débil que ha disparado los beneficios de las empresas orientadas a la exportación. Aunque sólo alrededor del 16% de los trabajadores japoneses pertenecen a sindicatos, los economistas han estado siguiendo el shunto de este año como un indicador clave de los cambios en la política monetaria. El gobernador del Banco de Japón, Kazuo Ueda, ha dicho que las negociaciones serán una «consideración clave» cuando los responsables políticos consideren poner fin a los tipos de interés negativos.

«Este [elevado aumento salarial] ha aumentado la posibilidad de un cambio de política en la reunión del 18-19 de marzo. Ha facilitado que el Banco de Japón prosiga con la normalización de su política», declaró a Nikkei Asia Ataru Okumura, estratega de tipos en Japón de SMBC Nikko Securities.

«Lo importante es si estos aumentos salariales se extenderán más allá de las grandes empresas», añadió Okumura. «El mercado espera actualmente que la normalización de la política se produzca a un ritmo muy gradual. Si también se registran fuertes aumentos salariales entre las empresas más pequeñas, el BOJ aceleraría el ritmo de normalización de la política.»

El BOJ celebrará una reunión de política monetaria de dos días a partir del lunes. De 28 economistas encuestados por QUICK, una filial de Nikkei, del 4 al 6 de marzo, ocho esperaban un cambio de política en la reunión de la próxima semana, como poner fin a los tipos negativos o eliminar la política de control de la curva de rendimiento del banco central. Diecisiete prevén un cambio en la reunión de abril.

Rengo actualizará periódicamente el recuento a medida que las empresas más pequeñas empiecen a concluir las negociaciones. Uno de los principales focos de atención este año ha sido si los fuertes aumentos salariales se extenderán al conjunto de la población activa. El Primer Ministro, Fumio Kishida, ha instado a las grandes empresas a que permitan a sus proveedores repercutir los mayores costes.

El aumento medio para los sindicatos de las pequeñas y medianas empresas, que Rengo define como las de menos de 300 personas, fue del 4,42%, inferior a la media general. Según un responsable de Rengo, el número de PYME que han concluido negociaciones es menor que el del año pasado, lo que indica que muchas están aún en proceso de negociación debido a los elevados aumentos salariales de las grandes empresas.

El año pasado, el recuento preliminar arrojó un aumento medio del 3,80%. El recuento final fue del 3,58%.

Los salarios reales han caído durante 22 meses consecutivos hasta enero, lastrando el consumo.

Keiji Kanda, economista jefe del Instituto de Investigación Daiwa, afirmó que las sólidas subidas salariales de primavera de este año pueden hacer que el crecimiento de los salarios reales ajustados a la inflación se vuelva positivo durante el trimestre de julio a septiembre.

«Si las subvenciones a la gasolina se prolongan más allá de mayo, [el cambio] podría producirse incluso en el trimestre de abril a junio», afirmó.

Akihiko Matsuura, presidente de UA Zensen, una alianza de sindicatos de sectores como la restauración y el comercio minorista, admitió que la «competencia por subir los salarios parece un poco exagerada», especialmente en el caso de los recién licenciados. La medida es una «manifestación del deseo de los directivos de asegurarse los mejores talentos», afirmó. (Trad.CS)