miércoles , 19 junio 2024

Los trabajadores del Banco Mundial contra la pobreza luchan por pagar las facturas

«Van por el mundo buscando cómo ayudar a la gente, pero tienes cientos de empleados que lo están pasando mal».

Washington (Hussein/AP) – Andre Blount lleva casi 10 años sirviendo comida a dignatarios en la sede del Banco Mundial y dice que ha conseguido exactamente un aumento: de 50 céntimos.

Esta semana, mientras dirigentes de todo el mundo asisten en Washington a la reunión de primavera de esta organización de lucha contra la pobreza, Blount y sus compañeros intentan llamar la atención sobre lo que consideran una situación indignante:

Los trabajadores que ponen comida en la mesa de una organización cuya misión es luchar contra la pobreza están luchando por salir adelante. Los líderes sindicales afirman que una cuarta parte de los trabajadores de alimentación del Banco Mundial contratados por Compass Group North America reciben prestaciones públicas, como SNAP, o cupones de alimentos, sólo para llegar a fin de mes.

«Es repugnante», dijo Blount, de 33 años, mientras se unía esta semana a los miembros del sindicato con camisas rojas en un piquete frente al banco de desarrollo en una tarde calurosa. «Van por todo el mundo buscando cómo ayudar a la gente, pero tienes cientos de empleados en D.C. que lo están pasando mal».

En el interior, mientras tanto, profesionales trajeados recorrían a grandes zancadas un vestíbulo en el que se venden camisetas y bolsas «End Poverty» (Acabemos con la pobreza).

La amplia cafetería del edificio da a un estanque interior y satisface hasta los paladares más particulares. Hay un puesto de sopas llamado «Ladle and Crust» (cucharón y corteza), un puesto de «mesa mediterránea» que sirve humus y tabouli, y un chef de sushi que ofrece rollos y sashimi por encargo.

En un comedor cercano, destinado a diplomáticos e invitados especiales del banco, almorzaban delegaciones de India, Bangladesh, Bután y Sri Lanka.

Resulta que muchos de los trabajadores del servicio de comidas proceden de países a los que el banco de desarrollo envía misiones.

Blount, tras una década en el puesto, dice que le pagan 18 dólares la hora, por encima del salario mínimo de 16,10 dólares de Washington. Afirma que dar de comer a algunas de las personas más importantes del mundo en diversas funciones de servicio y restauración debería pagarse más que el mínimo legal.

Blount, miembro de la sección Local 23 de Unite Here, es uno de los aproximadamente 150 trabajadores de Compass empleados en el Banco Mundial. Los trabajadores están negociando un contrato para obtener salarios más altos y mejores prestaciones sanitarias.

David Theis, portavoz del Banco Mundial, dijo que, aunque el banco no es parte en las conversaciones entre el sindicato y Compass Group, el personal del banco siente «profunda admiración y respeto» por sus colegas del servicio de comidas. Dijo que el banco se aseguró de que los trabajadores cobraran durante toda la pandemia.

Aunque 18 dólares por hora puede parecer mucho en algunas zonas, el índice de «salario digno» del Instituto Tecnológico de Massachusetts indica 22,15 dólares por hora para D.C.

A partir del 1 de julio, el salario mínimo en D.C. aumentará a 17 dólares la hora para todos los trabajadores, uno de los mínimos más altos del país. El aumento se produce en un momento en que la persistente alta inflación se come el sueldo de los trabajadores y el alquiler medio en Washington es de 2.571 dólares, según Zillow.

«El Banco Mundial dice que su misión es promover la prosperidad compartida mediante el aumento de los ingresos del 40% más pobre de las personas en todos los países», dijo el presidente de Unite Here, D. Taylor, en una llamada con periodistas.

«Creemos que eso empieza primero en Estados Unidos, compensando a los trabajadores de los servicios de alimentación de aquí. Trabajan duro todos los días y, sin embargo, luchan por pagar sus facturas».

La portavoz de Compass Group, Lisa Claybon, dijo que la empresa estaba negociando de buena fe y deseosa de llegar a un acuerdo justo. Añadió que la empresa tiene «una larga historia» de trabajar para «hacer lo mejor para nuestros empleados y clientes.»

Las actuales negociaciones también afectan a los trabajadores de Compass que sirven comida en el Smithsonian, el Kennedy Center for the Performing Arts y los Institutos Nacionales de Salud.

Alex Campbell, director de la oficina en D.C. de la Confederación Sindical Internacional, afirmó que los trabajadores de todo el mundo «están sufriendo una crisis del coste de la vida que ellos no han provocado».

«Para acabar con la pobreza y promover la prosperidad compartida en este momento turbulento, los trabajadores de todo el mundo necesitan un nivel de vida decente, derechos básicos en el trabajo y negociación colectiva», afirmó Campbell. «Eso es cierto desde los empleados de Compass aquí en D.C. hasta los trabajadores de proyectos financiados por el Grupo del Banco Mundial en cualquier parte del mundo».

Blount dijo que simplemente cree que su trabajo debería pagarle lo que vale. Y añadió: «Si Compass Group me diera un aumento, me ayudaría a ahorrar fondos para emergencias, a pagar mis facturas a tiempo.»