miércoles , 19 junio 2024

Mientras priva a los trabajadores cubanos de derechos, el régimen es reelecto miembro del Consejo de la OIT

En noviembre la OIT instó «firmemente» al régimen garantizar el reconocimiento y permitir el libre funcionamiento de los sindicalistas independientes.

Ginebra (DDC) – El régimen cubano fue reelecto miembro adjunto del Consejo de la Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Ginebra, pese a las violaciones de sus derechos que sufren los trabajadores en la Isla y ha sido señaladas por el propio organismo.

La presencia del régimen cubano en el Consejo de la Administración de la OIT implica que participará activamente en las decisiones y políticas del organismo, durante tres años. Entre las decisiones en las que intervendrá está la elección del director general y la presentación del programa y el presupuesto del organismo en la Conferencia Internacional del Trabajo.

La reelección del régimen fue dada a conocer este viernes en la red social X por el titular del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla.

El ministro destacó que «con 193 votos» el Estado cubano fue el que más apoyo recibió entre los de América Latina y el Caribe, lo que atribuyó al supuesto compromiso del régimen con los derechos de los trabajadores.

«Es el reconocimiento al compromiso de #Cuba con los derechos laborales y sindicales.», escribió el canciller, aunque justamente estos son derechos que el régimen les viola a los trabajadores.

Los trabajadores no pueden asociarse en sindicatos independientes a la oficialista Central de Trabajadores de Cuba (CTC), subordinada a los intereses del régimen, ni tienen derecho a realizar huelgas por los bajos salarios y las malas condiciones laborales.

Los trabajadores estatales que expresan abiertamente su disenso son expulsados de sus centros laborales. El sector no estatal no está exento de esas vulneraciones de derechos, pues muchas de las empresas aparentemente privadas son dirigidas por personas conectadas al poder.

Los profesionales cubanos, principalmente de la salud, que el régimen exporta a otros países en las llamadas «misiones», son despojados de al menos el 75% de los salarios que pagan por ellos los gobiernos que los contratan.

La falta de libertad sindical en Cuba ha sido señalada por la propia OIT en varias ocasiones. En noviembre de 2023, su Comité de Libertad Sindical (CLS) incluyó a la Isla en su informe anual sobre las violaciones sindicales alrededor del mundo e instó «firmemente» al Gobierno a garantizar el reconocimiento de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC), así como su libre funcionamiento y ejercicio de actividades sindicales.

Dos años antes, en marzo de 2021, el Consejo de Administración aprobó por amplia mayoría un informe presentado por el CLS concerniente a la denuncia de la ASIC contra el régimen por ejercer la violación al derecho fundamental a la libertad de asociación, de representación y de negociación colectiva.

Al  aprobar la queja de la ASIC, el organismo decidió recomendar a La Habana a garantizar el reconocimiento de esa organización, así como a permitir «su libre funcionamiento y ejercicio de actividades sindicales».

Asimismo, la OIT llamó a La Habana a abstenerse «de restringir indebidamente el derecho de los dirigentes y afiliados de la ASIC a organizar y ejercer libremente sus actividades sindicales, incluso cuando las mismas sean celebradas en el exterior del país», por lo que pidió garantizarles «la libertad de movimiento necesaria en el territorio nacional para poder ejercer sus actividades sindicales sin injerencia de las autoridades».

Ello no impidió que La Habana fuera elegida miembro del Consejo de Administración del organismo dos meses después. En aquel momento, recibió 214 votos, como recordó en X Rodríguez Parrilla.