sábado , 25 mayo 2024
Enfermeras y médicos del Hospital UW caminan por un pasillo el martes 17 de noviembre de 2020, en una de las unidades de COVID-19 del hospital (WPR)

Nueva legislación de Wisconsin convertirá en delito las amenazas al personal sanitario

Incluso antes del coronavirus, los incidentes de acoso y violencia contra estos trabajadores de la salud han ido en aumento.

La Crosse, EEUU – El Senado del Estado de Wisconsin ha aprobado una nueva legislación para ayudar a proteger a los trabajadores de la salud, haciendo que las amenazas de violencia contra ellos sean castigadas por la ley.

Según el proyecto de ley 960 de la Asamblea, la amenaza de daño físico será un delito de clase H. La Asamblea aprobó la legislación el mes pasado, y el proyecto fue aprobado por el Senado el martes. Ahora se enviará al gobernador Tony Evers para que lo convierta en ley.

Según la ley actual, la amenaza por sí sola no es un delito grave, pero el acto de violencia sí lo es.

Una vez firmada, la Asociación de Hospitales de Wisconsin trabajará con el Departamento de Justicia para crear carteles y documentos que describan la legislación para que los hospitales la utilicen para educar al personal, a los pacientes y a los visitantes para que sean conscientes de las penas por amenazar o dañar físicamente a un trabajador sanitario o a su familia.

«Los republicanos y los demócratas han coincidido hoy en un mensaje muy importante: amenazar a un trabajador sanitario en Wisconsin es inaceptable», dijo el martes en un comunicado el presidente y director general de la WHA, Eric Borgerding. «Los hospitales de nuestro estado y sus miles de empleados agradecen a los líderes legislativos por defender esta propuesta y aprecian el apoyo de los legisladores de ambos partidos en la Asamblea y el Senado».

Añadió Borgerding: «Sabemos que las amenazas de violencia conducen tanto a la violencia física como al trauma emocional de los proveedores de atención sanitaria y sus familias. Cuando los proveedores de atención sanitaria deciden abandonar la profesión por su propia seguridad o la de sus familias, todos perdemos. Nuestro estado, al igual que todos los demás del país, debe invertir la preocupante tendencia al aumento de la violencia y las amenazas contra los trabajadores sanitarios».

La pandemia ha provocado un aumento del estrés y, a su vez, de las emociones y la hostilidad, pero incluso antes del coronavirus los incidentes de acoso y violencia contra médicos, enfermeras, recepcionistas y otros empleados de la sanidad iban en aumento. Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., las personas que trabajan en los sectores de la atención sanitaria y los servicios sociales tienen cinco veces más probabilidades de sufrir lesiones intencionadas causadas por la violencia en el lugar de trabajo que las empleadas en otros campos, con una tasa en 2018 de 10,4 por cada 10.000 de lesiones y enfermedades relacionadas que requieren días de ausencia del trabajo. Siete años antes, la tasa era de 6,4 por cada 100.000.

Tanto el Sistema de Salud Gundersen como el Sistema de Salud de la Clínica Mayo han compartido que su personal ha sido objeto de daños verbales y físicos por parte de los pacientes o sus familiares, y Clark Draxler, gerente clínico de Gundersen, testificó en una audiencia del Senado en febrero en apoyo del proyecto de ley propuesto.

«No se trata sólo del bienestar de los trabajadores de la salud, sino también de la capacidad de todos para acceder a una atención de alta calidad cuando la necesitan, sin tener que soportar el comportamiento abusivo y violento de otros», dijo Draxler en su testimonio.

Gundersen es el único hospital de la zona con un centro de traumatología de nivel II, y también el único con un centro de salud mental. Como tal, el personal se encuentra con más pacientes y puede enfrentarse a circunstancias extremas o intensas. Y aunque una empresa puede hacer que una persona se vaya si es beligerante o violenta, «sería ilegal, poco ético e inmoral» negar a una persona la atención médica necesaria, dice Draxler.

«Nunca rechazamos a un paciente», dice Draxler, que señala que la violencia contra los trabajadores sanitarios no se denuncia. En Gundersen, el personal ha sido golpeado, pateado, insultado y atacado en las redes sociales. Durante su testimonio en el Senado, Draxler recordó a un paciente que, durante toda su estancia de dos meses, agredió verbalmente y amenazó al personal cada vez que entraba en la habitación, escribió sobre el personal -utilizando sus nombres- en Internet y amenazó con empezar a disparar en el hospital. Recientemente, un paciente dijo que le daría un puñetazo a Draxler e hizo la mímica de pegarle. Según la ley actual, señala Draxler, no existe ningún recurso para este tipo de acciones.

En la primera situación, Draxler dice que un equipo interdisciplinario ampliado, que incluye un médico especialista en ética, se reuniría con el paciente a diario para delinear las expectativas y tratar de mantener las cosas bajo control.

«No queremos que nadie fracase, ni el personal ni el paciente», dice Draxler. Además del trauma físico y emocional al que se enfrentan los trabajadores sanitarios, la violencia provocada por el paciente afecta a otras personas que buscan atención, señala Draxler, restando recursos y tiempo a los demás mientras se resuelve la situación, y molestando a los pacientes y visitantes que oyen o presencian el incidente.

El personal con el que ha hablado, dice Draxler, ve el AB 960 como algo positivo, ya que siente que «el gobierno estatal está prestando realmente atención» a las necesidades de los trabajadores sanitarios.