jueves , 20 junio 2024

Proponen flexibilizar la prohibición de los trabajadores sanitarios no vacunados en Rhode Island

«La normativa propuesta seguiría mitigando el riesgo para el trabajador sanitario y ayudaría a mantener la seguridad de los pacientes y residentes».

PROVIDENCE, EEUU (G. Wayne Miller) – El jueves, el Departamento de Salud del estado publicó para comentario público los cambios propuestos que permitirían a los «trabajadores de la salud que no están al día con sus vacunas COVID-19» volver al trabajo siempre y cuando «usen una máscara N95 de grado médico cuando las tasas de transmisión en Rhode Island sean sustanciales».

“Sustancial” se definió como «50 casos o más por cada 100 mil personas por semana».

Según el portavoz del departamento, Joseph Wendelken, «estas regulaciones propuestas alinean la definición más reciente para la vacunación contra el COVID-19 con la orientación de los CDC. Mientras que la normativa de emergencia se centraba en la finalización de una serie primaria, la normativa permanente propuesta incluiría las dosis de refuerzo.»

Se aceptan comentarios públicos

Los comentarios públicos sobre los cambios propuestos en la normativa de inmunización, pruebas y exámenes de salud para los trabajadores sanitarios de Rhode Island se aceptarán hasta el 25 de marzo, tras lo cual el Departamento de Salud de Rhode Island decidirá si los aplica.

«Como resultado de la normativa de emergencia, aproximadamente el 94% del personal sanitario de Rhode Island está vacunado», declaró Wendelken. «Nuestra tasa de vacunación aumentó en más de un 10% en septiembre, después de que la RIDOH promulgara la normativa de emergencia. Esto fue increíblemente importante para la seguridad de los pacientes y los residentes, dado que meses más tarde estábamos viendo días individuales con 5.000 y 6.000 nuevos casos».

«Sin embargo, estamos en un punto diferente en esta pandemia, con los casos, las hospitalizaciones y las muertes disminuyendo. Como el Gobernador McKee y el Dr. McDonald compartieron ayer [en su reunión informativa sobre la COVID], la enfermedad grave de la COVID-19 se está convirtiendo en una enfermedad prevenible y tratable. Contamos con los sistemas y las herramientas necesarias para gestionar la COVID-19 como hacemos con otras enfermedades endémicas.

«La normativa propuesta seguiría mitigando el riesgo para el trabajador sanitario y ayudaría a mantener la seguridad de los pacientes y residentes».

Si se implementan, los cambios reemplazarían «las regulaciones de emergencia que se promulgaron por primera vez el 17 de agosto de 2021 y se actualizaron el 10 de febrero de 2022», según Wendelken.