lunes , 17 junio 2024
Un manifestante sostiene una bandera del sindicato Force Ouvriere (FO) mientras camina delante de una pancarta en la que se lee "Sin pensiones no hay paz" (AFP)

¿Se han acabado las huelgas de pensiones en Francia?

Los controladores aéreos son los más resistentes de los huelguistas, con huelgas que provocaron un 20 porciento de vuelos cancelados.

(La Francia Local) – El martes 6 de junio se celebró la decimocuarta jornada de huelga masiva en Francia por la reforma de las pensiones de Emmanuel Macron, que, entre otras cosas, eleva la edad de jubilación estándar de 62 a 64 años.

Sin embargo, con la fuerte caída de la participación y el final de los procesos políticos y legales para luchar contra la reforma, ¿podría ser este también el último día de huelga?

Anuncios de huelga

Hasta ahora, la intersindical, la federación que representa a los ocho sindicatos franceses, ha esperado a que terminara una jornada de huelga para anunciar la siguiente.

La huelga del 6 de junio se anunció después de un intervalo inusualmente largo: la jornada de huelga anterior había sido el 1 de mayo. Desde enero, las jornadas de huelga se han sucedido cada dos semanas aproximadamente, con una pausa en torno a las vacaciones escolares de primavera.

Para convocar nuevas huelgas, los sindicatos tienen en cuenta, entre otras cosas, la participación en las anteriores.

Participación

Como es habitual en las huelgas prolongadas, la participación ha ido disminuyendo a medida que se prolongaban las huelgas de pensiones.

Los trabajadores franceses no cobran durante las huelgas, por lo que a medida que pasa el tiempo muchos vuelven al trabajo cuando consideran que ya no pueden soportar el golpe económico que supone sacrificar un día de salario.

Sin embargo, incluso teniendo en cuenta esta pauta, la participación en las últimas jornadas de huelga ha sido baja, y los ferrocarriles nacionales y los servicios de transporte público urbano han podido prestar servicios normales o casi normales los días de huelga.

Los controladores aéreos han demostrado ser los más resistentes de los huelguistas, con huelgas que provocaron la cancelación de alrededor del 20 por ciento de los vuelos que entraban y salían de seis aeropuertos franceses el martes.

El martes también se registró un récord de participación en las marchas y manifestaciones celebradas en los alrededores de París: las cifras del Ministerio del Interior estimaron la participación total en 280.000 personas, 31.000 de ellas en París.

Se trata de la participación más baja desde el inicio de las protestas, muy por debajo de los 1,2 millones de personas que salieron a la calle al comienzo de las protestas.

Apoyo público

Otro factor importante es el apoyo de la opinión pública. Los sondeos del dominical francés Journal Du Dimanche indican que el 57% de los franceses siguen apoyando las huelgas, aunque este porcentaje es inferior al 80% registrado al inicio de las mismas.

Progreso político

Paralelamente a la batalla en la calle está la batalla política, y se han convocado varias huelgas coincidiendo con acciones políticas clave.

Sin embargo, los opositores han agotado prácticamente todas las vías jurídicas y políticas, y el proyecto de reforma de las pensiones ha sido promulgado.

El grupo centrista Liot presentará el jueves un último intento de bloquear la ley en el Parlamento, pero no se espera que prospere.

Sindicatos

Todos estos son factores que los sindicatos deben sopesar a la hora de decidir si convocan más huelgas.

El tono de los líderes sindicales y de los políticos de izquierdas sigue siendo optimista, con la líder sindical de la CGT, Sophie Binet, llamando «a todos a la calle» y tachando de «irresponsable» la introducción de la reforma de las pensiones en septiembre.

Por su parte, la diputada de Los Verdes Sandrine Rousseau afirma que «la derrota no es una conclusión inevitable», y el líder de la izquierda dura, Jean-Luc Mélenchon, afirma que la batalla contra la reforma de las pensiones «nunca se detendrá».

Sin embargo, la retórica se contrapone a la certeza de que los sindicatos debilitarán su propia posición si siguen convocando huelgas que apenas causan trastornos.

Las anteriores batallas sindicales de larga duración -incluida la batalla contra la reforma de las pensiones en 2019- terminaron con una escisión del frente unido entre los sindicatos, con los más moderados poniendo fin a las huelgas mientras que los sindicatos más pequeños y radicales mantuvieron la batalla, pero con poco efecto.

Vacaciones de verano

Las vacaciones de verano en Francia marcan tradicionalmente una pausa en las huelgas masivas, pero a menudo son un momento para la acción industrial de sindicatos específicos, especialmente los que participan en las industrias de vuelos y turismo.

Francia sigue teniendo problemas con la inflación y el coste de la vida, y aunque Macron haya conseguido que su reforma se convierta en ley, el ambiente en Francia sigue siendo irritable y hostil.