sábado , 13 abril 2024
Los trabajadores de Starbucks llevan la cuenta del total de días que han estado en huelga en un Starbucks de Brookline, Massachusetts. (The Boston Globe vía Getty Images).

Trabajadores acusan a Starbucks de utilizar tácticas antisindicales

Algunos trabajadores creen que la empresa está utilizando estos retrasos como una de las muchas tácticas para romper el sindicato.

(Vox.com) – Los trabajadores de un Starbucks situado a las afueras del campus de la Universidad de Texas, en Austin, presentaron una solicitud de sindicación en marzo y ganaron ampliamente las elecciones en junio. Ahora, a finales de agosto, los trabajadores del sindicato dicen que Starbucks ha ignorado en gran medida sus peticiones para empezar a negociar un contrato.

Algunos trabajadores creen que la empresa cafetera está utilizando estos retrasos como una de las muchas tácticas para romper el sindicato y evitar que los trabajadores ejerzan su derecho a organizarse: Cuanto más tiempo se tarde en crear y acordar un contrato con la empresa, más tiempo tardarán los trabajadores sindicalizados en disfrutar realmente de los beneficios de estar en un sindicato y más probable será que el movimiento sindical pierda impulso.

Los retrasos son especialmente graves en Starbucks. Por ejemplo, desde que la tienda de Austin presentó la solicitud de sindicación, cerca de la mitad de los trabajadores se han marchado. La rotación de personal en ese local siempre es alta, ya que muchos de sus trabajadores son jóvenes estudiantes universitarios, que suelen graduarse y encontrar trabajos mejor pagados. El sector de la gastronomía también es notoriamente transitorio: La gente no suele quedarse mucho tiempo en un trabajo determinado.

Por eso los miembros del sindicato nacional, Starbucks Workers United, dicen que la empresa está empeorando una situación difícil. Acusan a la empresa de despedir a los trabajadores que se manifiestan a favor del sindicato y de obligar a otros a renunciar con horarios injustos. Los trabajadores de Austin dicen que la empresa ya no contrata a los estudiantes que vuelven de las vacaciones de verano, a los que solía dar prioridad. La idea, dicen los trabajadores, es diluir el esfuerzo sindical con nuevos empleados, que pueden no ser tan partidarios o conscientes del sindicato, lo que hace aún más difícil organizar y establecer un contrato.

«Está tardando más de lo que nos gustaría, más de lo que esperábamos, y más de lo que lógica y decentemente debería», dijo a Recode Lillian Allen, barista de ese Starbucks de Austin. «Pero esperar lógica y decencia de una gran corporación en Estados Unidos es un acto de locura».

La tienda de Starbucks en Austin no es la única que se enfrenta a retrasos en la negociación. De los más de 220 locales en todo el país que han votado a favor de la sindicalización desde diciembre, sólo tres han llegado a la mesa de negociación para discutir un contrato con Starbucks.

Muchos de los que lucharon por sindicalizar estas tiendas de Starbucks ya han dejado la empresa. Desde que Recode informó sobre el movimiento sindical en abril, varios de los trabajadores mencionados en ese artículo ya no trabajan en Starbucks. Uno de ellos consiguió un trabajo como profesor; otro dice que fue despedido por organizar el sindicato, aunque la razón oficial fue la impuntualidad; y otro se fue porque no podía soportar cómo la empresa estaba tratando a los trabajadores.

El portavoz de Starbucks, Reggie Borges, dijo a Recode que las afirmaciones sobre tácticas de retraso son falsas. «Desde el principio, hemos dejado claro que respetaremos el proceso y negociaremos de buena fe con las tiendas que voten a favor de la representación sindical», dijo. Borges añadió que, a partir del 1 de agosto, la empresa «se ha comprometido o ha respondido a las demandas de negociación con la mayoría de las tiendas y está trabajando en otras peticiones».

Los trabajadores han dicho que las respuestas de la empresa, cuando las han obtenido, han sido vagas y sin compromiso. La semana pasada, la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB), el organismo federal que supervisa las elecciones sindicales, emitió una queja contra Starbucks por «no negociar colectivamente y de buena fe» con los trabajadores de su Roastery en Seattle. Una denuncia significa que la NLRB ha investigado la acusación del sindicato y la ha considerado fundada. Después de que la NLRB emitiera una queja formal por separado en abril, llevó a la empresa a un tribunal federal, donde un juez ordenó la semana pasada a Starbucks que reincorporara a los trabajadores del sindicato en Tennessee que la empresa había despedido como represalia por organizarse.

Starbucks Workers United también ha presentado una acusación de práctica laboral injusta contra Starbucks en nombre de las tiendas a nivel nacional, diciendo que la empresa no ha negociado. La NLRB está investigando actualmente. En una carta relacionada, el sindicato ha pedido a la empresa que seleccione fechas y horas entre el 22 de agosto y el 23 de septiembre para comenzar la negociación. Tras ser contactado por Recode sobre los retrasos en la negociación, Starbucks respondió al sindicato pero no proporcionó una fecha para reunirse.

Hasta ahora, el sindicato ha presentado un total de casi 300 denuncias por prácticas laborales injustas contra Starbucks, y la NLRB ha emitido más de 20 quejas. Estos procesos, sin embargo, llevan mucho tiempo y los remedios de la NLRB son difíciles de aplicar, por lo que el sindicato está probando muchas otras tácticas para conseguir que Starbucks negocie y llegue a un acuerdo sobre un contrato.

Según algunos expertos laborales, la negociación del contrato sindical sólo debería durar un año. Pero ahora es evidente que, al ritmo actual, las negociaciones entre Starbucks y sus empleados sindicalizados podrían durar mucho más.

«Sin duda, a los empleados y al sindicato les interesa empezar a negociar lo antes posible», dijo Risa Lieberwitz, profesora de derecho laboral de la Escuela de Relaciones Industriales y Laborales de la Universidad de Cornell y directora académica de su Instituto del Trabajador. «Desgraciadamente, cuando hay una empresa que ha sido hostil a la sindicalización, como lo ha sido Starbucks, es bastante común ver algunos retrasos antes de que se inicie la negociación».

Las opciones que pueden seguir los trabajadores para acelerar el proceso son limitadas. La NLRB puede dictaminar que una empresa no está negociando de buena fe y ordenarle que lo haga. Sin embargo, si Starbucks no cumple, la NLRB no puede hacer mucho más que llevar a la empresa a los tribunales federales, un proceso que lleva aún más tiempo.

Debido a estos desafíos, los trabajadores sindicales de Starbucks planean subir la apuesta. Desde enero, el sindicato Starbucks Workers United ya ha llevado a cabo unas 80 huelgas, 55 de ellas este verano, según ha declarado el sindicato a Recode. Esto significa que aproximadamente un tercio de todos los trabajadores sindicalizados de Starbucks han hecho huelga. Aunque muchas de estas huelgas fueron por cosas como despidos injustos y el cierre de tiendas del sindicato, los trabajadores del sindicato dicen que las futuras huelgas serán sobre la negociación y los contratos, citando una larga lista de tácticas de retraso de Starbucks, que van desde la distracción a la vieja usanza de tomarse su tiempo. La empresa, una vez más, ha negado haberlo hecho.

Y aunque el camino hacia un contrato es difícil, los trabajadores de Starbucks son muy conscientes de la ardua batalla a la que se enfrentan y de que puede que no estén en la empresa el tiempo suficiente para beneficiarse de un contrato sindical. Pero, dicen, la lucha nunca ha sido sólo por ellos.

«No estamos luchando sólo por los baristas que están aquí ahora», dijo Allen. «Estamos luchando por todos los baristas que vendrán después porque queremos que este sea un lugar tan bueno para trabajar como sabemos que puede ser».

Starbucks retrasa la negociación sindical

Puede ser difícil descifrar quién es exactamente el culpable de retrasar la negociación, ya que el relato del sindicato de Starbucks hasta ahora sobre el proceso y el de la empresa están en desacuerdo. Sin embargo, los expertos afirman que el sindicato tiene todas las razones para querer negociar, mientras que Starbucks tiene todas las razones para no hacerlo.

«Se están agarrando a un clavo ardiendo. Están intentando todas las tácticas dilatorias que se les ocurren», dijo Rebecca Givan, profesora asociada de la escuela laboral de la Universidad de Rutgers, sobre Starbucks. «No están negociando de buena fe si no negocian».

Los representantes de las tres tiendas que han empezado a negociar, dos en la zona de Buffalo y una en Mesa (Arizona), dicen que Starbucks está aplicando allí también tácticas dilatorias.

Michelle Eisen, barista del primer Starbucks sindicalizado en Buffalo y miembro del equipo nacional de negociación de Starbucks Workers United, dijo que la empresa se ha reunido para negociar una media docena de veces desde su primera reunión en enero, pero las dos partes han hecho pocos progresos. La sesión inicial de negociación fue en gran parte desperdiciada, dijo Eisen, ya que la empresa presentó una lista de reglas básicas que, en su opinión, estaban destinadas a matar el tiempo, incluyendo «no gritar» y «no golpear las manos en la mesa». Las reuniones se celebran con zoom.

En general, dijo Eisen, la empresa escucha una propuesta del sindicato, no se interesa realmente en ella y luego pide tiempo para discutirla por su cuenta antes de dejar las negociaciones para la siguiente reunión. Como esto ha sucedido una y otra vez, dijo, los retrasos se han vuelto excesivos. Añadió que, aunque el sindicato ha presentado más de 10 propuestas, la empresa no se ha comprometido seriamente con ellas y no ha llegado a un acuerdo provisional –un elemento básico para crear un contrato– sobre ninguna de ellas.

«Se supone que se presentan estas propuestas, y luego hay un ida y vuelta y la empresa dice: ‘Vale, nos gusta esta parte de esta propuesta'», dijo Eisen. «Nada de eso ocurrió».

Mientras tanto, Starbucks sólo ha hecho una propuesta: una carta de derechos de los directivos. Eisen dijo que la propuesta era más o menos una repetición del manual de la empresa; Starbucks se negó a comentar los detalles de las negociaciones.

Starbucks está intentando ahora que las sesiones de negociación se celebren en persona, en lugar de las reuniones virtuales acordadas, que pueden ser difíciles para un comité de negociación nacional de trabajadores ubicados en todo Estados Unidos.

La empresa también está impugnando unas elecciones cerca de Kansas City que el sindicato ganó en abril. Starbucks alegó que la oficina de la NLRB de la región se confabuló con el sindicato para permitir que algunos trabajadores votaran en persona durante una elección con voto por correo. En respuesta, la empresa pidió a la NLRB que todas las votaciones pendientes y futuras fueran presenciales.

Los expertos laborales dicen que las elecciones en persona podrían favorecer a la empresa: Pueden ser más intimidantes para los trabajadores, ya que el empleador puede supervisar quién vota y quién no, y son menos convenientes para los trabajadores, que tienen que viajar a los lugares de votación y tomar tiempo libre para votar. El voto en persona también da a las empresas más tiempo para celebrar reuniones de audiencia cautiva, cesiones obligatorias en las que la empresa intenta disuadir a los trabajadores de afiliarse al sindicato. Las normas de la NLRB establecen que estas reuniones deben cesar 24 horas antes de que se envíen las papeletas por correo –normalmente unas semanas antes de las elecciones– en lugar de 24 horas antes de una elección en persona.

Los trabajadores dicen que este llamamiento a la votación en persona es sólo una táctica más de retraso por parte de Starbucks para retrasar un contrato sindical.

El sindicato se defiende

Starbucks Workers United dice que seguirá presentando cargos por prácticas laborales injustas ante la NLRB, pero con un enfoque actualizado. En lugar de presentar la mayoría de las demandas por represalias, el sindicato se centrará cada vez más en la falta de negociación por parte de la empresa.

Para contrarrestar la alta rotación de personal en las tiendas de Starbucks, que podría debilitar sus posibilidades de conseguir un contrato, varios trabajadores han informado a Recode de un esfuerzo concertado para atraer a nuevos trabajadores al sindicato.

Brandi Alduk, barista en un local de Queens, quiere hacer de Starbucks un lugar mejor para trabajar, tanto si se queda allí como si no después de graduarse en la universidad en diciembre. Por eso, Alduk y sus compañeros se reparten el trabajo de informar a los nuevos empleados sobre el sindicato. Ella es la persona de referencia para lo que ocurre a nivel nacional, mientras que un compañero, que según ella es más sociable y extrovertido, se pone en contacto con los nuevos empleados. Éstos, a su vez, se lo cuentan a los siguientes, para evitar que cualquier trabajador se queme.

Alduk también dice que no es difícil convencer a los nuevos de que Starbucks necesita un contrato sindical.

«Hay nuevos contratados que llevan quizá tres meses y ya sienten el desgaste del trabajo», dice. «Vienen y me dicen algo, y yo les digo: ‘Sí, chica, imagínate hacerlo durante tres años'».

Una de las estrategias para que Starbucks negocie es atacar a la empresa donde más le duele: su reputación y, por extensión, su cuenta de resultados. Tras recurrir a TikTok para conseguir que otros trabajadores de Starbucks voten sí al sindicato, los miembros del sindicato están creando vídeos virales en los que denuncian a Starbucks por no negociar. También se han asociado con legisladores progresistas como Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez para magnificar su mensaje.

Los trabajadores han destacado anteriormente toda una serie de otras tácticas para romper el sindicato. En mayo, la empresa sugirió falsamente que los trabajadores sindicalizados no podían participar en los aumentos de sueldo y beneficios que Starbucks estaba implementando en toda la empresa. Los expertos laborales dijeron a Recode que esa medida equivalía a utilizar ilegalmente el poder económico de la empresa para influir en que los trabajadores se afilien a un sindicato o para discriminar a los que lo hacen.

Los baristas de todo el país también han dicho que Starbucks está despidiendo sistemáticamente a los trabajadores que apoyan al sindicato, pero diciendo que los despidos fueron por otras infracciones.

El ejemplo más notable de esto ocurrió cuando Starbucks despidió a los llamados Siete de Memphis –cinco de los cuales eran líderes del comité sindical, mientras que los otros dos eran pro-sindicato– supuestamente por permitir que un equipo de televisión los entrevistara en su tienda. La NLRB llevó el caso a un tribunal federal, donde un juez determinó que la empresa «aplicó de forma discriminatoria sus políticas a los Siete de Memphis al despedirlos».

Al difundir estas infracciones, el sindicato espera conseguir que una empresa que se enorgullece de ser progresista –una reputación que atrae a clientes progresistas– se atenga a sus valores autoproclamados y coopere con el sindicato. Si no lo hace, podría perder clientes. Los accionistas de la empresa han dicho lo mismo y han presionado a la empresa para que deje de reprimir al sindicato.

Como va Starbucks, así va el país

Lo que está ocurriendo en Starbucks está relacionado con una conversación más amplia sobre los sindicatos en Estados Unidos. Una de las grandes críticas a la legislación laboral estadounidense es que dificulta enormemente la organización de un sindicato, y aún más la obtención de un contrato. Esta es una de las razones por las que la afiliación sindical ha disminuido en todo el país durante décadas.

Sin embargo, la última oleada de sindicalización en lugares improbables como Starbucks, Amazon, Apple y Trader Joe’s está dando esperanzas al movimiento sindical. En el primer semestre de este año, las peticiones de sindicalización aumentaron casi un 60% con respecto al año pasado, según la NLRB.

En general, los estadounidenses aprueban los sindicatos más que en cualquier otro momento desde 1965, según Gallup. Recientemente, una encuesta realizada por el sitio de servicios profesionales Jobcase entre trabajadores cualificados y por horas no sindicados, reveló que el 70% se afiliaría a un sindicato en su trabajo actual, y cerca del 40% dijo que era más probable que lo hiciera que hace unos años.

Pero el hecho de que la gente quiera sindicatos no significa que se vayan a producir. Es probable que los trabajadores de Starbucks tengan que subir la apuesta para conseguir un contrato.

El sindicato podría convocar boicots. También podrían organizar más huelgas –lo que Lieberwitz de Cornell llama el «arma económica más poderosa del sindicato». Si los baristas de las tiendas de todo el país se niegan a trabajar, la empresa empezará a perder dinero muy rápidamente. Los paros laborales también harán que se conozcan mejor las razones por las que el sindicato está en huelga. Si Starbucks sigue retrasándose, es probable que veamos muchos más.

Por ahora, incluso los antiguos empleados de Starbucks dicen que están comprometidos con la lucha hasta el final.

Trabajadores como Reese Mercado, un barista que dejó su puesto en un Starbucks de Brooklyn a principios de este mes para trabajar en una escuela chárter, están seguros de que conseguirán que la empresa negocie colectivamente.

«Haremos que Starbucks les dé un contrato», dijo Mercado. «No vamos a permitir que sigan arrastrando los pies con la esperanza de que nos rindamos. No vamos a permitir que eso ocurra».