lunes , 22 abril 2024
Miembros de United Auto Workers asisten a un mitin en Detroit, el viernes 15 de septiembre de 2023. (AP/Sancya)

UAW llega a un acuerdo con GM, poniendo fin a la huelga contra los fabricantes de automóviles de Detroit

Acuerdos podrán hacer más difícil para los Tres de Detroit competir con el líder de vehículos eléctricos y marcas extranjeras.

(Reuters) – General Motors (GM.N) y la Unión de Trabajadores del Automóvil (UAW) llegaron a un acuerdo provisional el lunes, poniendo fin a la campaña sin precedentes de seis semanas de huelgas coordinadas del sindicato que consiguió aumentos salariales récord para los trabajadores de los tres fabricantes de automóviles de Detroit.

El acuerdo sigue a los acuerdos que el sindicato alcanzó en los últimos días con Ford Motor (F.N) y Stellantis (STLAM.MI), propietaria de Chrysler, victorias significativas para los trabajadores de la automoción tras años de estancamiento salarial y dolorosas concesiones tras la crisis financiera de 2008.

«Creemos de todo corazón que nuestra huelga ha exprimido hasta el último céntimo de General Motors», declaró el presidente de la UAW, Shawn Fain, en un discurso grabado en vídeo. «Nos subestimaron. Os subestimaron a vosotros».

El sindicato suspendió oficialmente su huelga contra los Tres de Detroit. Los líderes locales de la UAW acudirán a Detroit el viernes para estudiar el acuerdo con GM, antes de llevar los términos a todos los trabajadores del sindicato para su ratificación.

«Estamos deseando que todo el mundo vuelva al trabajo en todas nuestras operaciones», dijo la consejera delegada de GM, Mary Barra.

Los nuevos contratos aumentarán significativamente los costes para los fabricantes de automóviles. Las empresas y algunos analistas han dicho que los acuerdos harán más difícil para los Tres de Detroit competir con el líder de vehículos eléctricos Tesla (TSLA.O) y marcas extranjeras no sindicalizadas como Toyota Motor (7203.T).

La UAW obtuvo de GM aproximadamente el mismo paquete de aumentos salariales acordado con los otros dos fabricantes de automóviles. El salario de los trabajadores veteranos aumentará un 33% y GM dará 2.500 dólares en cinco pagos a los jubilados hasta 2028.

Algunas fuentes han señalado que las prestaciones de jubilación fueron un punto de fricción en las negociaciones de la UAW con GM, que tiene más jubilados que Ford o Stellantis.

Fain afirmó que la medida adoptada por el sindicato el sábado, consistente en una huelga en una fábrica clave de motores de GM en Spring Hill (Tennessee), «asestó el golpe de gracia» que consiguió el acuerdo.

El contrato revierte años de esfuerzos de GM por crear grupos de trabajadores de la UAW peor pagados en unidades como plantas de componentes, almacenes de piezas y operaciones de baterías de vehículos eléctricos. Los trabajadores de la empresa conjunta de baterías de GM con la surcoreana LG Energy se acogen al convenio nacional.

Fain dijo que algunos trabajadores de las operaciones de componentes de GM obtendrán aumentos salariales de hasta el 89%.

El contrato también restringe el uso de trabajadores temporales peor pagados. «Hemos cerrado de un portazo la puerta a una subclase permanente de trabajadores temporales en GM», afirmó Fain.

La UAW también ha conseguido una mayor influencia en las decisiones de inversión de la empresa al asegurarse el derecho de huelga en caso de futuros cierres de plantas.

Las tres empresas han afirmado que no tienen previsto cerrar sus fábricas a medida que se pasen a los vehículos eléctricos. Sin embargo, el contrato podría obligarlas a mantener abiertas plantas no rentables.

MAYOR COSTO

El 15 de septiembre comenzaron una serie de paros a los que finalmente se sumaron casi 50.000 trabajadores de los casi 150.000 afiliados a la UAW en los fabricantes de automóviles de Detroit. La estrategia de huelgas escalonadas costó miles de millones de dólares a los tres fabricantes de Detroit y a sus proveedores.

Los dirigentes de la UAW calificaron su lucha contractual de parte de un movimiento más amplio para revertir décadas de retrocesos económicos de la clase trabajadora estadounidense. Algunos analistas están de acuerdo.

«Esto es más que una historia de la industria del automóvil; es una señal para todo el país de que los trabajadores sindicados pueden exigir y obtener grandes aumentos salariales», dijo Patrick Anderson, del Anderson Economic Group.

El nuevo contrato costará a GM 7.000 millones de dólares a lo largo de 4,5 años en costes laborales más elevados, según dijeron dos fuentes a Reuters. Ford dijo la semana pasada que añadiría entre 850 y 900 dólares por vehículo en costes laborales.

«Los consumidores soportarán parte de la carga de los costes con el tiempo (…) a los fabricantes de automóviles no les resultará fácil repercutir todos los costes (…) y tendrán que buscar eficiencias de otras maneras, o limitar aún más la producción a vehículos más caros que puedan absorber los mayores costes laborales», dijo el economista jefe de Cox Automotive, Jonathan Smoke.

ELOGIOS DE BIDEN

El presidente de los EE. UU., Joe Biden, y políticos de ambos partidos apoyaron a la UAW a medida que la lucha del sindicato ganaba popularidad entre los votantes. Michigan volverá a ser un estado decisivo en las elecciones presidenciales de 2024, y Fain condicionó su apoyo a la lucha del sindicato a la obtención de su respaldo. La UAW aún no ha respaldado formalmente la reelección de Biden.

«Este contrato histórico es un testimonio del poder de los sindicatos y de la negociación colectiva para crear puestos de trabajo sólidos para la clase media y ayudar a prosperar a nuestras empresas estadounidenses más emblemáticas», afirmó Biden en un comunicado. A sus ayudantes les preocupaba que una huelga prolongada perjudicara a la economía estadounidense y a las posibilidades de reelección del presidente demócrata en 2024.

La UAW ha dicho que está comprometida con la organización de la mano de obra en otros fabricantes de automóviles, por lo que las negociaciones en 2028 entre el sindicato y los «Cinco Grandes o Seis Grandes».

El impulso hacia los acuerdos se aceleró en las dos últimas semanas después de que los trabajadores de la UAW se declararan en huelga en tres de las fábricas más rentables del mundo. Finalmente, la UAW se declaró en huelga en nueve plantas.

«Hemos demostrado a las empresas, al público estadounidense y al mundo entero que la clase trabajadora no ha terminado de luchar», afirmó Fain. «De hecho, no hemos hecho más que empezar».