domingo , 14 julio 2024
Bomberos se reúnen en el lugar de un incendio en una fábrica de baterías del fabricante surcoreano de baterías Aricell en Hwaseong, Corea del Sur, el 24 de junio. (Wallace/AFP)

Un incendio mortal deja al descubierto la falta de protección de los trabajadores inmigrantes en Corea del Sur

HWASEONG, Corea del Sur (Se Eun Gong/NPR) – Bie Limei enviaba mensajes de texto a su madre todos los días, cuando iba y venía del trabajo. Nunca faltaba.

Pero el 24 de junio, su mensaje no llegó. «Esperé y esperé. Esperé hasta las nueve de la noche, que es cuando ella sale, si hace horas extra», cuenta Ju Haiyu, la madre de Bie, una mujer china de 57 años de ascendencia coreana.

Era el día en que se declaró un incendio mortal en la fábrica de baterías de litio Aricell de la ciudad de Hwaseong, al sur de Seúl, la capital surcoreana, donde trabajaba Bie.

Bie, de 37 años, fue uno de los 23 trabajadores que murieron en el incendio. Diecisiete de ellos, incluido Bie, eran chinos y uno laosiano.

Fue el accidente industrial más mortífero de Corea del Sur hasta la fecha para los trabajadores extranjeros, según los defensores de los emigrantes. Afirman que el elevado número de víctimas extranjeras pone de manifiesto la falta de protección de los derechos y la seguridad de los trabajadores inmigrantes en Corea del Sur, un país que depende cada vez más de la mano de obra extranjera a medida que envejece su población.

En los últimos 25 años, el número de muertes por accidente laboral per cápita en Corea del Sur ha disminuido constantemente. Pero la proporción de extranjeros entre los fallecidos ha aumentado, del 7% en 2010 al 10,4% el año pasado, según el Ministerio de Trabajo del país.

En el incidente de junio, los compañeros y familiares de las víctimas afirman que las vías de evacuación estaban bloqueadas y que no había formación en materia de seguridad. La empresa ha negado ambas afirmaciones.

Los extranjeros trabajan en empleos «3D» a medida que envejece la población

La población activa de Corea del Sur disminuye y envejece rápidamente. Los jóvenes coreanos rehúyen los llamados empleos «3D» -trabajos manuales sucios, peligrosos y difíciles-, que pagan menos y ofrecen menos seguridad.

Para cubrir esos puestos, Corea del Sur ha venido aceptando en los últimos años un número notablemente mayor de mano de obra extranjera para trabajar en un abanico más amplio de industrias.

El Ministerio de Trabajo ha anunciado que tiene previsto conceder permisos de trabajo no cualificado a 165.000 trabajadores extranjeros en total, el triple de la cuota de 2020.

Aunque China sólo representa una pequeña parte de esos permisos, un grupo mucho mayor de ciudadanos chinos vive y trabaja en Corea del Sur y constituye la mayoría de la población extranjera: los de origen étnico coreano, como Ju y Bie, que además suelen hablar coreano con fluidez.

A los chinos de etnia coreana, conocidos como Joseonjok, se les conceden visados especiales que les permiten mayores opciones de empleo y un camino más fácil hacia la residencia permanente, en comparación con otros trabajadores extranjeros.

Muchos de ellos llegan a Corea del Sur desde enclaves coreanos del noreste de China en busca de empleos mejor pagados que los de su país. La mayoría trabajan como obreros en industrias como la manufactura, la construcción y la restauración, soportando riesgos laborales, salarios casi mínimos e incluso discriminación social.

Ju dice que ella y su hija llegaron a Corea del Sur desde la ciudad nororiental china de Yanbian en 2014.

Cuenta a NPR que su hija había trabajado en Aricell durante aproximadamente un mes antes del accidente.

«No ganan tanto dinero. Y no es que todo el mundo quiera hacer estos trabajos», dice Ju sobre los trabajadores como su hija.

Su hija trabajaba cerca de una pila de baterías en la segunda planta del edificio, al igual que la mayoría de las víctimas, cuando una explosión en la pila dio lugar a otra y a una llamarada envolvente y humo, todo ello en cuestión de segundos.

Huyeron hacia el lado que no tenía salida

Cho Seon-ho, jefe de respuesta a incendios y catástrofes de la provincia de Gyeonggi, dijo en una reunión informativa el día del accidente que la planta estaba destinada al montaje y embalaje de baterías, y que muchos de los empleados que estaban allí eran trabajadores temporales no contratados directamente por Aricell.

Explicó que muchos de ellos huyeron del fuego hacia un lado del edificio que no tenía salida.

La hija de Ju fue una de ellas. Mostrando a NPR imágenes de circuito cerrado de televisión de la escena, Ju dice: «¿Lo ves? Esa es mi hija. Sigue sentada ahí, después de dos explosiones».

Dice que su hija nunca recibió formación sobre seguridad. «Si hubiera recibido la formación adecuada, ¿cómo podría no saber qué hacer? Si hubiera sabido qué hacer, ¿no habría huido? No entendía nada de las explosiones».

Funcionarios de la empresa propietaria de la fábrica, Aricell, insistieron en una rueda de prensa en que la empresa impartía formación periódica sobre seguridad y colocaba manuales de emergencia en coreano, inglés y chino por toda la fábrica.

«No venimos a morir, sino porque la sociedad surcoreana nos necesita»

Tras el accidente, Corea del Sur llevó a cabo una inspección de emergencia en los lugares de trabajo relacionados con las baterías. El ministro de Trabajo, Lee Jung-sik, dijo que el gobierno diseñaría un plan para reforzar la formación en seguridad y apoyar y supervisar más a fondo las industrias que contratan a un gran número de trabajadores extranjeros.

Pero los activistas afirman que estas medidas siempre llegan demasiado tarde, cuando ya se han perdido vidas.

«Lo que más temen los trabajadores inmigrantes es si podrán salir vivos del país. Trabajamos con angustia porque trabajamos en lugares de trabajo inseguros», afirmó Udaya Rai, que dirige el Sindicato de Trabajadores Migrantes, en una rueda de prensa ante un altar por las víctimas en el ayuntamiento de Hwaseong esta semana.

«No venimos aquí a morir, sino porque la sociedad surcoreana nos necesita», afirmó.