lunes , 22 abril 2024
Los trabajadores domésticos desempeñan un papel integral y cada vez más importante en la prestación de cuidados (OIT)

Informe de la OIT pide que se incluya a los trabajadores domésticos en las políticas de cuidados para garantizar sus derechos laborales

Los trabajadores domésticos necesitan derechos laborales y protección social. Los gobiernos e interlocutores sociales deben tomar medidas urgentes para garantizarlo.

GINEBRA (OIT Noticias) – En el Día Internacional de la Mujer, la OIT ha publicado un nuevo informe político instando a los gobiernos y a las organizaciones de trabajadores y empleadores a garantizar que los trabajadores domésticos tengan acceso a los derechos laborales y a la protección social.

La publicación De la crisis mundial de los cuidados a unos cuidados de calidad en el hogar: argumentos para incluir a los trabajadores domésticos en las políticas de cuidados y garantizar sus derechos laborales , llega en un momento de creciente demanda mundial de cuidados remunerados, con un número cada vez mayor de países que se enfrentan a una crisis de cuidados  debido a las grandes necesidades no cubiertas y al envejecimiento de la población.

La OIT calcula que las mujeres representan tres cuartas partes de los 75,6 millones de trabajadores domésticos que hay en el mundo. Dada la presencia desproporcionada de mujeres, los derechos de los trabajadores domésticos son clave para la consecución de la igualdad de género. Ante la importante escasez de mano de obra, los países tratan de mejorar la participación femenina en el mercado laboral, que a menudo depende de la existencia de servicios de cuidados de calidad suficientes. Esto requiere, entre otros factores, que los trabajos de cuidados, incluido el trabajo doméstico, tengan la calidad suficiente para atraer a los demandantes de empleo.

Los trabajadores domésticos, contratados directamente por un hogar o a través de un proveedor de servicios público o privado, desempeñan un papel integral en la prestación de cuidados.

Incluso si sólo se tiene en cuenta a los empleados directamente por los hogares, los trabajadores domésticos representan al menos el 25% de todos los cuidadores remunerados, incluidos enfermeros, profesores, médicos y cuidadores personales. Sin embargo, la proporción de trabajadores domésticos entre los cuidadores es mucho mayor en los países con poca inversión en el sector de los cuidados.

Sin embargo, los trabajadores domésticos no suelen tener acceso a los derechos laborales y a la protección social, y carecen de acceso a los derechos y servicios de cuidados para ellos y sus familias, por ejemplo, protección de la maternidad, prestaciones por hijos a cargo, guarderías y servicios de cuidados de larga duración.

Estas lagunas en la protección y el acceso a los servicios son más pronunciadas entre los trabajadores domésticos, que se enfrentan a múltiples formas de discriminación, basadas en el estatus migratorio y el origen étnico o indígena.

Para garantizar que los trabajadores domésticos disfrutan de un trabajo decente y de acceso a los cuidados en el marco de las políticas nacionales de cuidados, el nuevo informe político insta a los gobiernos y a las organizaciones de trabajadores y empleadores a:

  • reconocer a las trabajadoras domésticas como cuidadoras e incluirlas como proveedoras de cuidados en las políticas nacionales de cuidados y en los sistemas de seguridad social
  • garantizar los derechos laborales y la protección social, así como el acceso a servicios de cuidados que respondan a las necesidades de los trabajadores domésticos, incluso mediante la ratificación y aplicación del Convenio núm. 189
  • reconocer las competencias de los trabajadores domésticos y garantizar una remuneración adecuada y otras prestaciones
  • sensibilizar sobre el papel fundamental que desempeñan los trabajadores domésticos en el cuidado -directo e indirecto- de los niños, las personas mayores, las personas con discapacidad que necesitan apoyo y las que precisan cuidados de larga duración
  • hacer uso de La vía hacia el trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos  de la OIT a la hora de adoptar políticas de cuidados
  • Garantizar que las voces de los trabajadores domésticos y de los empleadores de trabajadores domésticos se incluyan en el diálogo social.

Se calcula que el número de personas que necesitan cuidados seguirá aumentando en los próximos años, en parte debido al incremento de la esperanza de vida.

La OIT calcula que en 2030 1.900 millones de niños menores de 15 años y 200 millones de personas mayores en edad o por encima de la esperanza de vida saludable, necesitarán cuidados. Esto representa un aumento combinado de 200 millones de personas necesitadas de cuidados, en comparación con 2015.

Además, la ONU prevé un aumento de las necesidades de cuidados de larga duración, ya que se espera que la proporción de personas mayores (de 60 años o más) en la población mundial aumente del 13,5% en 2020 al 21,4% en 2050 y al 28,2% en 2100.

Como consecuencia de estos cambios demográficos, se espera que la economía de los cuidados crezca en consonancia con el aumento de la demanda. Si la inversión satisface la demanda y garantiza un trabajo digno a los cuidadores, la economía asistencial podría crear unos 300 millones de puestos de trabajo de aquí a 2035  y reducir las desigualdades de género .