miércoles , 24 abril 2024
Un trabajador camina por las vías de un patio ferroviario de BNSF en Kansas City, Kansas, el 14 de septiembre. (Riedel/AP)

Un segundo sindicato ferroviario vota en contra del acuerdo provisional de Biden

(Bustillo/NPR) – Un segundo sindicato ferroviario votó el miércoles en contra de ratificar el acuerdo tentativo negociado entre los gerentes de los ferrocarriles, los sindicatos y los miembros de la administración del presidente Joe Biden. La medida aumenta la posibilidad de una huelga en noviembre que pondría en peligro la cadena de suministro nacional si no se llega a un acuerdo.

La Hermandad de Señalizadores Ferroviarios, que representa a más de 6.000 trabajadores en Estados Unidos, anunció que sus miembros votaron para rechazar el acuerdo tentativo, enviando al sindicato de vuelta a la mesa de negociación con la administración.

En un comunicado, el presidente del sindicato, Michael Baldwin, señala que es la primera vez que el sindicato vota en contra de la ratificación de un acuerdo.

Las políticas de baja por enfermedad siguen siendo el centro de las conversaciones. Los sindicatos sostienen que las políticas actuales no permiten a los trabajadores tomarse un permiso personal o por enfermedad. Aunque la Junta Presidencial de Emergencia (PEB) nombrada por el presidente Biden negoció aumentos salariales, no abordó las políticas de baja.

«He expresado mi decepción durante todo el proceso por la falta de negociación de buena fe», dijo Baldwin en el comunicado.

«Además, los más altos cargos de cada compañía, así como sus accionistas, parecen olvidar que las bases de sus empleados siguieron realizando su trabajo cada día durante una pandemia sin precedentes, mientras los ejecutivos trabajaban desde casa para mantener a sus familias a salvo», dijo Baldwin.

La BRS, que representa a los trabajadores que instalan y mantienen los sistemas de señalización, no es la única. La Hermandad de Empleados de Mantenimiento de Vías, el tercer mayor sindicato ferroviario, votó a principios de este mes para rechazar también el acuerdo. Los 12 sindicatos tendrían que aceptar independientemente un acuerdo para evitar una posible huelga.

«Vamos a volver a la mesa y vamos a hablar con ellos, a hablar con los ferrocarriles sobre el aumento de los días de enfermedad pagados, porque nuestros miembros nos han dejado muy claro que la falta de días de enfermedad pagados es un problema muy importante para ellos», dijo previamente Peter Kennedy, jefe negociador de BMWED, a NPR.

La influencia de Biden está en juego

El miércoles, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, reiteró que la prioridad es evitar un cierre y que la administración está en contacto regular con ambas partes.

«Es responsabilidad de las partes implicadas resolver este asunto y cualquier idea de que patear esto al Congreso resultará en un resultado rápido o favorable está profundamente equivocada», dijo Jean-Pierre. «El rechazo de estos sindicatos a la actual propuesta de contrato no significa que nos enfrentemos a un cierre ferroviario inmediato, no es así como lo vemos. Pero sí significa que los sindicatos y su patronal tienen trabajo adicional que hacer».

Jean-Pierre dijo que la administración insta a negociar de buena fe para evitar el cierre de las operaciones ferroviarias.

En septiembre, miembros del gabinete de Biden presionaron para que la dirección de los ferrocarriles y los sindicatos llegaran a un acuerdo tras casi dos años de negociaciones contractuales en curso.

Los sindicatos ferroviarios amenazaban con ir a la huelga, lo que hizo que algunos servicios como Amtrak se vieran afectados de forma preventiva.

El secretario de Trabajo, Marty Walsh, se quedó toda la noche negociando el acuerdo provisional que finalmente aceptaron los representantes. Pero aunque el acuerdo fue visto como una importante victoria laboral por el Presidente, los miembros del sindicato todavía tienen que votar.

Biden se ha proclamado durante mucho tiempo como el presidente más pro-laboral, haciendo que a menudo miembros de los sindicatos le presenten antes de los discursos.

Pero incluso después de alcanzar el acuerdo, muchos trabajadores ferroviarios seguían haciendo piquetes en señal de desaprobación del acuerdo.

Crece la amenaza de huelga

El rechazo del sindicato significa que ahora están en lo que se llama un periodo de «statu quo» que durará hasta el 19 de noviembre, cinco días después de que el Congreso vuelva a Washington. Una huelga no se produciría antes de esa fecha. El Congreso podría prohibir la huelga y obligar a los sindicatos a aceptar el acuerdo.

Hasta ahora, seis sindicatos han votado a favor y dos en contra, pero todos podrían ir a la huelga si uno de ellos lo hace, poniendo en riesgo el transporte de hasta el 40% de las mercancías, justo antes de la temporada navideña.