lunes , 22 abril 2024
Ciudadanos de Myanmar obtienen el código QR necesario para entrar a trabajar en la ciudad fronteriza china de Ruili, 5 de marzo de 2024. (RFA)

Una ciudad china deporta cada día a 200 trabajadores migrantes de Myanmar

Más de 200 trabajadores migrantes de Myanmar son deportados cada día de la ciudad fronteriza china de Ruili a medida que las autoridades chinas endurecen los controles de inmigración, según declararon varios trabajadores a Radio Free Asia.

Cientos de personas hacen cola a diario en Muse, ciudad del lado de Myanmar, para cruzar a China en busca de trabajo o para volver a los empleos que ya tienen en restaurantes, tiendas de ropa, fábricas, granjas y obras de construcción.

Pero los límites en el número de personas que pueden cruzar, la duración de su estancia y los cambios en el protocolo de cruce de fronteras han hecho que muchos de los trabajadores infrinjan las leyes de inmigración una vez que llegan a China, lo que ha provocado que muchos sean devueltos, según los trabajadores.

Para entrar en Ruili, los trabajadores deben presentar una foto adjunta a una hoja con código QR de un empleador que confirme que tienen una oferta de trabajo, un pase fronterizo temporal de siete días, certificados sanitarios y avales de agencias de empleo.

Muchos trabajadores entraron en China sin estos documentos y, si los descubren, serán devueltos, dijo a RFA un trabajador de Myanmar en Ruili bajo condición de anonimato por razones de seguridad.

«Algunos policías inspeccionan y te dejan en paz, pero otros detienen a los trabajadores inmediatamente. No podemos salir a la calle con confianza», afirma.

«Tenemos que permanecer vigilantes cuando vamos a trabajar. Los buenos empresarios nos librarán de las detenciones, pero a algunos jefes les da igual. Así que siempre evitamos a la policía cuando vamos a trabajar».

Aumento de los costes, caída de los salarios

Cruzar a Ruili nunca es fácil, dijo el trabajador.

«Si hay contacto directo con el empleador que puede dar garantías, el trabajador puede obtener el código QR y el pase de entrada», dijo. «Si el empleador no se hace cargo del trabajador y éste dice que sólo está de visita, no se nos permite obtener un código QR que nos permita quedarnos».

Muchos de los trabajadores entran en China sin el código QR, solicitando en su lugar sólo el pase fronterizo temporal, que les permite permanecer sólo siete días. Después deben regresar a Myanmar o infringen la ley.

En el pasado, los trabajadores podían pagar tan sólo 2.000 kyats (alrededor de 1 dólar) para obtener el pase fronterizo, trabajar una semana completa en China, regresar a Myanmar y luego comprar otro pase para volver a entrar en China.

Pero hoy en día, tienen que pagar a las agencias de empleo 200 yuanes chinos (unos 28 dólares) por el código QR, lo que hace inasequible cruzar la frontera con frecuencia.

Desde agosto, miles de personas de Myanmar intentan entrar en China a través del paso fronterizo de Muse-Ruili ante el deterioro de la economía del país. La afluencia de trabajadores en Ruili ha hecho que los empleadores paguen salarios más bajos.

Un trabajo que antes pagaba 3.000 yuanes (415 dólares) al mes ahora sólo paga unos 1.500, dijo un residente de Muse. Aún así, miles de personas hacen cola todos los días para entrar en China.

Según él, la multitud de trabajadores de Muse incurre en muchos gastos incluso antes de llegar a China.

«Los gastos de viaje son elevados y tienen que pagar por alojarse en residencias», explica. «Tardan entre 10 y 20 días en recibir los documentos».

Como pollos en cestas

RFA intentó ponerse en contacto con funcionarios de la embajada china en Yangon, así como con el consulado de Myanmar en la provincia de Yunnan, pero ninguno respondió a las solicitudes de comentarios sobre la situación.

Un portavoz de la junta de Myanmar en el estado de Shan, donde se encuentra Muse, no respondió a las preguntas sobre el asunto.

Las normas para el envío de trabajadores entre Myanmar y China establecen que los trabajadores contratados legalmente deben regresar a Myanmar tres veces al año y solicitar el reingreso.

Pero en la práctica, las normas son confusas y el nuevo sistema de QR deja a muchos vulnerables a la deportación, lo que los deja a merced de sus empleadores, dijo a RFA un observador de los asuntos laborales de Myanmar bajo condición de anonimato por seguridad personal.

«Estos trabajadores pueden ser detenidos, encarcelados y deportados en cualquier momento. Son como pollos en cestas», afirmó. «El contrato de trabajo favorece a los empleadores sin fijar tarifas por horas de trabajo, horas extraordinarias y primas».