domingo , 19 mayo 2024

Una mayoría de cubanos encuestados reconoce el impacto positivo de la economía informal

Un 88,53% de los participantes en un sondeo independiente aboga por la desregulación del mercado informal para fomentar su crecimiento.

Madrid (DDC) – Un 89% de cubanos encuestados reconoce el impacto positivo de la economía informal en la estabilidad económica de la Isla, reveló un sondeo realizado por la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC) y la Asociación Cubana de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (ACTAE), presentado por el Observatorio de Derechos Laborales y Sindicales.

La encuesta, realizada durante los meses de marzo y abril de 2024 en 12 provincias, revela que un 67,83% de los 401 participantes considera que la economía informal contribuye a la economía local, mientras que un 77,81% aprecia su impacto positivo en la estabilidad laboral.

Además, el sondeo refleja la percepción sobre la regulación del sector. Un 88,53% de los participantes aboga por la desregulación para fomentar su crecimiento y eficiencia. Según las conclusiones, «este punto es crucial, sugiere un clamor popular por una mayor flexibilidad y menor intervención estatal, que podría traducirse en un mejoramiento de las condiciones económicas generales».

El 62% de los participantes cree que la economía debe operar en moneda libremente convertible (MLC) y para el 69% de entrevistados la venta informal de alimentos es crucial para la subsistencia.

Sobre el uso de las redes sociales y la emigración como factores que influyen en la economía informal, el estudio destaca cómo estos elementos pueden tanto aportar oportunidades como presentar desafíos adicionales para los trabajadores y empresarios del sector.

Para los encuestados, es urgente atender a las necesidades y demandas de la población. Un 94,26% de ellos ha manifestado que es esencial que el Gobierno escuche y actúe en concordancia con las demandas ciudadanas, sindicales y académicas para superar la crisis.

Los objetivos de la ASIC y la ACTAE con esta encuesta han sido conocer las problemáticas existentes en el sector informal de la economía, sus retos y oportunidades, identificar propuestas y sugerencias para el desarrollo y consolidación del sector, y recolectar opiniones entre los encuestados sobre el impacto de la actual situación en su vida diaria.

Las organizaciones sindicales independientes cubanas consideran que las respuestas extraídas de su sondeo «reflejan el papel crítico de la economía informal en Cuba y la urgente necesidad de ajustes de políticas para abordar las dificultades económicas que enfrentan sus ciudadanos.

«Desafortunadamente, de continuar el control estricto del poder por parte del régimen, la profunda crisis económica en Cuba seguirá teniendo un impacto negativo en los más de 11 millones de cubanos. A corto plazo, es evidente que veremos mayor pérdida del poder adquisitivo del salario, una inflación que pudiera superar los tres dígitos y una mayor tasa de desempleo y subempleo», añaden.

«La falta de servicios esenciales, tales como electricidad, agua, alimentos, medicinas, y el pésimo estado del fondo habitacional continuarán teniendo un efecto negativo en las familias cubanas», advierten.

En opinión de los encuestadores, «al cumplirse este 5 de agosto 30 años de las mayores manifestaciones que se han dado en la Isla después de 1959, están creadas las condiciones para un ineludible estallido social sin precedentes y de alcance impredecible, a lo que indudablemente el régimen responderá de forma brutal».