jueves , 20 junio 2024
foro regional Análisis y Solidaridad con la Realidad de los Trabajadores Cubanos, celebrado en Costa Rica, el 23 de septiembre.

Líderes sindicales de la región piden apoyo internacional para trabajadores en Cuba

Miami (Cuba Sindical) – Líderes sindicales de la región y activistas independientes solicitaron este jueves 23 de septiembre, durante un foro en Costa Rica, el apoyo internacional para defender los derechos laborales de los trabajadores en Cuba.

Durante el foro regional Análisis y Solidaridad con la Realidad de los Trabajadores Cubanos, los participantes denunciaron abusos por parte del Gobierno cubano tanto del sector estatal como independientes, por lo que buscan crear una coalición internacional de apoyo a estos empleados.

La coalición cuenta con el apoyo de la Alternativa Democrática Sindical de las Américas (ADS), que agrupa a asociaciones sindicales de América Latina y es conformada por 18 millones de afiliados, además de la Universidad de los Trabajadores de América Latina, el Directorio Democrático Cubano, la Asamblea de la Resistencia Cubana, el Grupo Internacional para la Responsabilidad Social Corporativa en Cuba (GIRSCC) y el Frente Hemisférico por la Libertad.

En el evento participaron los líderes sindicales Nilton Neco Souza da Silva, presidente de la ADS, desde Cuba Iván Hernández Carrillo, de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC), Mariano Mena, fundador de la Confederación General de Trabajadores de Panamá y presidente de la Universidad de los Trabajadores de América Latina, y Aníbal Cabrera, asesor internacional del GIRSCC y antiguo líder del sindicalismo venezolano.

Por el GIRSCC expusieron Joel Brito, su director ejecutivo y Anibal Cabrera, asesor internacional. También se contó con las participaciones del exprisionero político Luis Zúñiga, Orlando Gutiérrez, presidente del Directorio Democrático Cubano, René Bolio, presidente de la Comisión Mexicana por los Derechos Humanos, Dragos Dolanescu, exdiputado de Costa Rica, y Alejando Bravo, de la Unidad Nacional de Autoconvocados de Nicaragua.

El secretario general de la ASIC, Iván Hernández Carrillo, participó en un video grabado para el evento.

“Los cubanos nos sentimos asfixiados por la existencia de un cruento mecanismo de control estatal sobre nuestras vidas. Parte de ese control va dirigida a los trabajadores, quienes tienen que estar de acuerdo con la política del régimen si quieren conservar su empleo”, precisó Hernández Carrillo desde la provincia de Matanzas.

El líder sindical cubano recordó los sucesos del 11 de julio del pasado año donde “al menos 130 trabajadores fueron encarcelados y están sometidos a torturas y abusos ahora mismo” entre los que se encuentran los sindicalistas cubanos Alexei Rodríguez Martínez, Walfrido Rodríguez Piloto, Humberto Bello Laffita y Yunier Herrera Rodríguez, todos miembros de ASIC.

Iván recalcó sobre las violaciones del régimen cubano a los convenios internacionales, exponiendo sobre el caso 3271 que cursa actualmente en la OIT la ASIC contra el gobierno cubano por la ausencia de reconocimiento como organización sindical, ataques, actos de hostigamiento y persecución, despidos de sindicalistas independientes, entre otros actos de injerencia sindical.

El gobierno debe “revisar las leyes penales contrarias a las normas internacionales del trabajo y poner fin a los despidos por opiniones y al hostigamiento contra trabajadores críticos y sindicalistas independientes”, recalcó el sindicalista.

El destacado líder sindical brasilero, también director internacional de Força Sindical en Brasil, Souza da Silva, reiteró su solidaridad con los trabajadores y el pueblo cubano en su lucha por la libertad. “Estamos firmes en ese propósito de promover la democracia en países como Cuba”, expresó, “cuenten con nosotros, cuenten con la ADS, firmemente en ese propósito”. Además, envió un saludo a la ASIC, afiliada a la ADS y miembro del consejo direccional de esa organización sindical, enfatizando su solidaridad.

Por su parte, el exprisionero político Luis Zúñiga expuso un análisis sobre la crisis económica, social y política que atraviesa el país. «El régimen cubano es un desastre inimaginable y tiene sus días contados, pero la clave es cómo se producirá ese final», expresó.

A una pregunta de la audiencia si los cubanos contaban con el apoyo de los políticos de Costa Rica, Dragos Dolanescu, exdiputado de ese país, contestó que, excepto los de extrema izquierda, en su gran mayoría de todos los políticos costarricenses, como también la sociedad civil costarricense, apoyan solidariamente al pueblo cubano.

El sindicalista panameño Mariano Mena reconoció en su alocución a Iván Hernández por su valentía “frente a las pretensiones del régimen dictatorial de Cuba, quien ha pretendido por todos los medios acallar su voz” y además a la Asamblea de Resistencia del Pueblo Cubano, dentro y fuera de Cuba.

“La solidaridad es un principio y un valor que va en un camino de doble vía”, expresó. “Uno de los valores fundamentales de la clase trabajadora es el de brindar la solidaridad para con sus compañeros de clase” y sobre todo a quienes, como el pueblo cubano, “tienen cercenadas todas las libertades” y no tiene el derecho de escoger siquiera sus trabajos. «Les apoyamos porque queremos democracia para el pueblo cubano, no es posible que en pleno siglo XXI tengamos pueblos con dictaduras de 63 años”, aseguró.

René Bolio destacó que «en Cuba hay mucho sudor y poco pan». «Las condiciones de los trabajadores cubanos están en contra de la dignidad humana y de los derechos humanos. El régimen está infringiendo los derechos, violando el derecho al trabajo (…) con condiciones que se equiparan a la esclavitud moderna», puntualizó.

Anibal Cabrera, por su parte, expuso sobre las acciones en el ámbito laboral internacional del GIRSCC para impulsar el movimiento sindical independiente cubano “buscando una sinergia entre la acción nacional y la internacional” y “una acción educación sistemática”, desde la campaña en 2004 por los presos sindicalistas presos del Grupo de los 75, la reagrupación del movimiento en la Isla con la creación de la ASIC, hasta la reciente victoria en la OIT del caso de la ASIC contra el gobierno cubano y las futuras acciones al respecto.

Joel Brito comenzó resumiendo que “el modelo político, económico, social, le ha fallado al pueblo de Cuba, a las propias personas que confiaron en un principio en esa revolución que sinceramente ha sido un fracaso”.

Joel expuso sobre la trascendencia del caso presentado por la ASIC a la OIT, la cual “logró ir con su líder a la OIT, se logró ese triunfo y se logró arrebatarle el monopolio a la Central de Trabajadores de Cuba y al régimen cubano dentro de la OIT”, así como que las instancias más altas del mundo laboral le pidan al régimen la aceptación y reconocimiento de la ASIC como una verdadera y legítima opción al sindicalismo oficial, controlado por el gobierno.

También habló sobre la grave situación en la Isla. “El único camino que tienen los cubanos es que ellos mismo rompan esas cadenas” con el apoyo internacional. Concluyó exhortando a la prensa cubana que diga la verdad y a los militares cubanos que no apoyen la represión del pueblo. “Los delitos de lesa humanidad no caducan”, agregó para aquellos que son partícipes de los delitos del régimen, “culpa no significa cárcel, sangre significa cárcel”.

Orlando Gutiérrez, prestó homenaje a Sandalio Junco “el más grande intelectual del movimiento obrero cubano en todo el siglo 20”, asesinado por el partido comunista en 1942 “por la misma razón que oprimen al pueblo de Cuba hoy”, y olvidado en la Isla, y exhortó a los cubanos a salir a las calles.

El nicaragüense Alejando Bravo expuso sobre la situación de ausencias de derechos sindicales y libertades en su país bajo la dictadura sandinista y su pacto con el empresariado privado. Pidió a los latinoamericanos “que miren el espejo de todas las desgracias que están aconteciendo en nuestros países” y que identifiquen los abusos totalitarios en sus países.

Rene Bolio clausuró el evento dando lectura a un extracto de una declaración final donde los reunidos en el foro reafirman su “activa solidaridad con la ASIC, los trabajadores cubanos, y toda forma de manifestación pública del pueblo cubano”, la creación del Comité de Apoyo Internacional a la ASIC, el apoyo “al pueblo y los trabajadores cubanos que han adoptado como única solución a sus problemas, salir a manifestarse y tomar las calles”, reafirmar que “Cuba es un estado fallido, con una ausencia total del Estado de Derecho, con un modelo político, ideológico, social y económico fracasado”, entre otros.

El evento fue patrocinado por el Grupo Internacional de Responsabilidad Social Corporativa en Cuba, el Directorio Democrático Cubano y el Frente Hemisférico por la Libertad.